Soy Guerra_S

Me gusta!!

jueves, 17 de diciembre de 2009

Campolo y Uribe, escrito de Adviento.


Gracias Juan, por seducirme nuevamente con el Evangelio.

Agradable noticia que Tony Campolo (pastor gringo y ex-asesor espiritual del alto gobierno) viniera a Colombia por invitación de otro pastor influyente, llama la atención que se fije precisamente en el asunto de la reelección porque manifestó públicamente su consejo a Uribe para que declinara una tercera postulación y esta vez no sólo por el bien de la democracia colombiana sino porque se puede servir a la gente desde otros frentes.

Cabe anotar que el pastor Campolo es una persona influyente en el mundillo evangélico norteamericano y en las altas esferas políticas, ha sido consejero espiritual de Bush y Clinton, entre otros. Con una labor social significativa, creo que este ministro habla con la autoridad suficiente y comparte un mensaje benigno.

Muy sobrios mensaje y mensajero, pero siempre queda un pero y consiste en los asuntos del Estado. Uribe es estadista -no un religioso-, es político desde siempre, por lo que se le constituye en deber liderar su proyecto, una visión de Estado y de sociedad que varios millones de colombianos decidieron en su momento apoyar y que aún aprueban.

Ese ejercicio político desde luego se extiende a la pugna continua con sus rivales y si quisiéramos atender las palabras de Jesús, sería algo así como el Cesar cuyo rostro está acuñado en la moneda y a quien hay que entregarle lo que le pertenece: La República y sus cuestiones.
Traduciría eso que el margen de acción de Campolo es solamente la iglesia y el de Uribe la política? La verdad, no creería ser tan estricta la explicación de esa escena bíblica, pero sin duda el pasaje sugiere una división social del trabajo :) y así las cosas,
mala suerte para Campolo… porque aparte que Obama no lo llamó a la Casa Blanca como consejero de gobierno esta vez, tampoco creo que Uribe siga a pie juntillas su observación -sin dudar la pertinencia de sus palabras, su apreciación no es descabellada- porque indiscutiblemente la forma en que un político sirve a Dios o al diablo es en la política, no en la Iglesia y el sitio del ministro religioso para gloria de Dios o alegría del diablo es la Iglesia.

Dice el pastor que no es consejero de gobierno esta vez porque no le parece que sea buena idea perpetuarse en el puesto: “De Obama se ha mantenido al margen, porque cree que no es sano perpetuarse como el asesor de todos los presidentes de su país” (…) Pareciera que a quien menos le pareció es al mismo Obama, puesto que no lo escogió; no obstante, esta frase es una sapientísima “puya” pastoral que no se si vendrá de Dios o de los Santos (socios minoritarios de El Tiempo) quienes tienen el justo interés que Uribe no se lance por bien de JuanManuel.

Pregunta el periodista: “¿De qué hablará con Uribe? PC: De los buenos frutos que cosecharía si trabaja de la mano con las iglesias, con todas las confesiones, en iniciativas sociales. Eso sería mucho más económico y efectivo que los programas del mismo Gobierno, porque la Iglesia trabaja desde la fe y con voluntarios (que no cobran).” Qué odiosa y fuera del orden esta alusión a los voluntarios de toda organización, y creo que esto entre paréntesis ofende los altos valores de aquellos que buscando un mundo mejor, sirven a los demás.

Pregunta el periodista: “¿Qué piensa del Nóbel de Paz que recibió Obama? PC: “Fue bastante irónico que hace una semana enviara 35 mil tropas a Afganistán y, a la siguiente, le dan el Nóbel de la Paz. Creo que fue prematuro. Él representa una gran esperanza, pero aún le falta mucho por hacer. No creo que el armamentismo sea un mejor camino que la diplomacia” (…). Ya vemos por qué no es el consejero :)

Pregunta el periodista: “¿Qué le recomienda al presidente Uribe? PC: “Sé que es un hombre de fe. Le recomendaré que le preste atención a lo que Jesús haría en su lugar; que pueda verse a sí mismo más como un siervo de Jesús que como un servidor de la gente. No siempre se puede depender de la opinión pública, porque esta no siempre dice lo correcto; lo que dice Jesús, sí. En lugar de encuestas públicas, debe escuchar a Jesús en su corazón.”

Pregunta la blogger: Qué le hace pensar a usted, ministro, que Jesús está en contra de las encuestas o de la voluntad popular?

Ahora comparto de muy buena gana este excelente del Beato Guerrico de Igny: (hacia 1080-1157), abad cisterciense, para el Adviento.

"Convertirse siguiendo las llamadas de Juan Bautista que prepara el camino del Señor : Es un gozo para mí, hermanos, evocar con vosotros el camino del Señor... del cual Isaías hace un elogio tan bello: «Habrá... en la tierra árida y en el desierto, un camino y una vía... Esta vía será llamada Vía Sacra» (Is 35, 7-8) porque ella es la santificación de los pecadores y la salvación de los que están perdidos... «No pasará por ella el impío». Querido Isaías, ¿los que son impuros pasarán por otra vía? ¡Ah no! ¡Que todos vengan por esta vía y que en ella adelanten! Porque es sobretodo para los impuros que Cristo la ha trazado, ya que él «vino a buscar y a salvar lo que estaba perdido» (Lc 19,10)... ¿Entonces, es que el impuro pasará por la Vía Sacra? ¡Dios no lo quiera! Por muy sucio que esté al pisarla, ya no lo será más cuando pase por ella, porque desde que habrá puesto en ella los pies, desaparecerá su suciedad. En efecto, la Vía Sacra está abierta al hombre impuro pues desde que ella lo acoge, lo purifica borrando todo el mal que ha cometido... No le deja pasar con su suciedad, porque es la «vía estrecha», y por decirlo de otra manera «el ojo de la aguja» (Mt 7,14; 19,24)... Si tú estás ya en el camino, no te alejes de él; de no ser, así el Señor te dejará errar en el «camino de tu propio corazón» (Is 57,17)... Si encuentras la via demasiado estrecha, considera el término al que te conduce... Pero si tu mirada no alcanza ver el término, fíate de Isaías, el vidente. Él, que a la vez distinguía entre la estrechez y el término de la vía, añadía: «Sobre este camino marcharán los liberados, los rescatados del Señor; llegarán a Sión con cantos de gozo. Una felicidad sin fin transfigurará su rostro. Tendrán alegía y gozo. Huirán dolores y gemidos » (35, 9-10)". De acuerdo al comentario ya todos los colombianos estamos listos para transitar por la Vía sacra, :)

*Campolo es profesor de sociología en varias universidades de Estados Unidos. Fundó la Asociación Evangélica para la Promoción de la Educación y ha ayudado a establecer escuelas y diversas universidades en varios países en desarrollo --Entrevista -en cursiva- tomada de
www.eltiempo.com

*Beato Guerrico de Igny: (hacia 1080-1157), abad cisterciense.

domingo, 13 de diciembre de 2009

Galilea de los Gentiles


Las elecciones cerca y con ellas las mismas preguntas sin respuestas. Y la escena cósmica se repite: El río revuelto, nosotros siempre los peces y qué creen? pues sí amigos, los candidatos son transformados por las elecciones en pescadores de hombres, como diría Lucas en su Evangelio :).


Revuelta el agua y listas las redes, empezaron los liberales, que entienden bien de números (y no olvidan el avergonzante peladero del resultado de su consulta) a plena luz del día tomaron de la mano al PDA y decidieron salir del clóset político. Ya pidieron un sondeo interpartidista(¿) pues, les cuento que en realidad no es tal.


Ya sabemos que muchos liberales son mamertos y el PDA sólo está dividido entre PC y MOIR, luego ya eso no es interpartidismo, eso es vil homopartidismo o en el mejor de los casos un incesto electoral! Pero bueno, todo eso es democracia :). Claro, conste que menciono a aquellos que tienen alguna posibilidad en las encuestas que le permitan una futura concertación o coalición con el resto de pescadores, ya que hay otros como el Cnel. Hugo Aguilar Naranjo, Jaime Araújo Rentería, o Alexandra Moreno Piraquive por el movimiento MIRA.


Independientes e indefinidos como Mockus, Peñalosa, Sergio Fajardo y Garzón, no están robando cámaras últimamente, le dejaron esa sexy tarea a Pardo que busca polémicas a través de permitir el porte de la dosis personal y reparto indiscriminado de la pastillita after-party.


Y obviamente no pueden faltar los uribistas de siempre, con el apoyo de siempre, el discurso de siempre y demás. Confieso que la campaña de desprestigio contra el gobierno o los continuos escándalos de éste último año han hecho mella en mi frágil corazón, así que férrea en mi uribismo estoico, declino el ser portadora del rabioso discurso, aunque votaré Uribe y diré por qué.


Vean, yo noto que ni los más avezados “independientes” aunque no tienen mucho que perder, abordan algunos temas que son importantes para nosotros aunque no hablemos extensamente de eso: Por ejemplo: Las odiosas ganancias del sector financiero frente al desalojo de familias de estratos 2 y 3 y NADIE dice nada, ni los liberales, independientes, ni el mismísimo izquierdoso PDA y me pregunto, en qué consisten esas campañas políticas?


Las promesas uribistas están basadas en los logros en seguridad y prometen continuar con la línea de la mano dura y corazón grande. Los antiuribistas sólo están en la campaña del desprestigio y sinceramente creo que ambos nos están viendo la cara de estúpidos; Sobretodo los segundos, siempre que los primeros tienen algunos resultados qué mostrar…


Cómo van a enfrentar la corrupción que asciende en forma exponencial? No sabemos, nadie dice nada. No se habla de hacer más eficaces los entes de control que son grandísimos ineptos y peores corruptos. (En Colombia no es la Contraloría o las oficinas de Control Interno las que dan a conocer la corruptela, sino los periodistas) Un plan económico viable contrapuesto a la política de fronteras abiertas y suscripción de múltiples tratados de libre comercio, al estilo Uribe, dónde está? Qué dicen los candidatos?


Cuál será la política internacional de Colombia en los próximos 4 años o un proyecto de Estado a largo plazo, dónde está? Que lo diga Peñalosa o Mockus o Sanín o Pardo.
Estamos ante el voto programático, no por partidos y los programas de los candidatos están más basados en lo coyuntural o mediático que en las futuras generaciones de colombianos que esperan del Estado una paulatina inclusión en el grupo de “la clase media latinoamericana” con países como Chile, Brasil y México. Una disminución progresiva de la línea de miseria, disminución del analfabetismo, mayor acceso de los jóvenes a la educación pública superior, oportunidad que gozó quien les escribe. Pero ninguno dice nada. O cómo superarían estos candidatos fricciones como la que actualmente se sostiene con la Corte Suprema de Justicia? Nadie lo dice. Cambiaría con los nuevos candidatos la política exterior con respecto a nuestros incómodos vecinos? Indudablemente, pero no abordan el tema. Y en más cosas podría extenderme, pero vuelvo al principio: Más preguntas que respuestas.


Yo votaré Uribe nuevamente, de salir el Referendo, si no, ya veremos. Por lo pronto Uribe se atrevió a responder con hechos a estas preguntas y constituirse en factor de cohesión en el país. Me atrevo a soñar que incluso con estos temas que mencioné antes, Uribe tiene la capacidad y el apoyo popular para convocar una concertación con algunos sectores y hacer cambios profundos de manera conjunta entre los factores reales de poder.

sábado, 21 de noviembre de 2009

No Sabes, No Respondes...




Pues, se me ocurrió hablar en segunda persona. Esta vez para ti, colombiano abstencionista, porque me es curioso que en momentos tan cruciales para el país exista un ciudadano perverso como tú, quien con tu omisión afectas irreparablemente nuestra sociedad y los cimientos de su democracia por ser el derecho-deber del sufragio, pilar de nuestro Estado.

Tú eres de aquellos que nunca sabes, que nunca respondes. Tal vez porque crees que la política no te toca al estar por encima del resto de conciudadanos o porque desconoces a voluntad la complejidad del momento. En manos inconscientes como las tuyas cayó el referendo de 2003, en manos como las tuyas se perdió la alcaldía de Bogotá. Pero eres inexcusable? Lo dudo.

No es justificable que mientras las personas más humildes en los sitios más apartados del país, incluso poniendo en riesgo sus vidas, ejercen su derecho y deber de sufragar sosteniendo así la democracia; un desvergonzado como tú, con todas las posibilidades, nos regala traidores de la más baja estirpe como Piedad Córdoba o Presidentes como Ernesto Samper. Pero te seguiremos en tu inapetencia? Seguiremos en tu renuncia sistemática a cooperar con la patria? El censo electoral habla de ti: Es de las cifras más pobres de la nación y sin duda esto favorece a aquellos que manejan el votico amarrao tipo Fecode, qué ignominia que cada niño o adolecente no es un estudiante para esa colectividad, sino que se traduce en el voto de un acudiente -en el peor de los casos- luego, ese sólo sindicato podría movilizar cientos de miles de votos a favor del mamertismo chavista.

Cómo pues osas expresarte, abstencionista, a favor o en contra del Gobierno si teniendo derecho a votar negativamente o en blanco, prefieres negar tu voz? deberías sentirte impedido hasta para opinar por tu actitud inmoral o deberías guardar un silencio cobarde en vez de criticar las tan cacareadas maquinarias, cuando el gobierno de turno no satisface o peor, deberías avergonzarte cuando el gobierno de turno te agrada pero solamente apoyas con comentarios.

Ya vienen las elecciones de 2010 con su collage de candidatos y su corte mecánica de votantes aplastando el voto de opinión y con él desestabilizando, si se quiere, las instituciones. Te invito pues, abstencionista, a que asumas tu responsabilidad histórica de votar y por favor, vota bien!

miércoles, 21 de octubre de 2009

En el Nombre de Jesús


Quién creyera que en Latinoamérica, hasta el mismísimo Hijo de Dios es difamado por la izquierda y a empellones es inmiscuido en el conflicto interno colombiano. Quién creyera que su santo nombre avala el adoctrinamiento e intervencionismo de izquierda en Colombia.


Alguno dirá que es odiosa mi afirmación de que algún predicador lejos de confortar el alma con la predicación del Evangelio del Reino, vocifera infortunados discursos electorales. Pero sí, señores, este atropello ético es llevado a cabo por el sin par grupillo de ¨creyentes¨ (aunque activistas sería una mejor descripción) cuyo lugar en la Iglesia, al ordenarse ministros, consiste en viajar de país en país y de pueblo en pueblo manipulando y divulgando el mensaje de “San” Karl Marx.


Y qué tipo de creyentes son? Pues, conocemos por experiencia de un prototipo de cristiano sencillo; aquel piadoso que humilde en el templo protestante recibe su pan de cada día en un devocional, buscando rectitud moral, en contrición y amor al prójimo y que por pertenecer al rebaño, algunas veces injustamente es blanco fácil de cuanto avispado se aprovecha (los creyentes, sabemos a qué nos referimos) Pero sin lugar a confusiones, a los que me refiero aquí es a aquellos que se precian de académicos, a esa selecta minoría que se curtió en el trívium de los Seminarios Protestantes en sus países de origen. Pero además, se curtieron de Teología de la Liberación en Brasil y del proyecto de revolución en Cuba; quienes luego de estructurar fríamente su callada y religiosa rebeldía se dedicaron a rediseñar el mensaje bíblico y difundirlo distorsionado conforme a sus viscerales pasiones. La mayoría, protestantes históricos, entre los que tristemente descuellan luteranos, reformados, anglicanos, calvinistas, wesleyanos o menonitas.

Estos “sabios” de iglesia, luego de escrutar lenguas semíticas y hermenéutica, concluyen con fatuo desparpajo que la teología cristiana conservadora tiene veintiún siglos enrarecida, vacía u oculta y que su real interpretación está textualmente contenida en el manifiesto comunista o escritos de Chomsky y, razonando en eso, mas les habría valido ir a Cuba a adiestrarse y no perder tanto tiempo y plata en seminarios y universidades, como diría alguien: “Tanto nadá pa´ morí en la orilla”. Pero a pesar de todo han visto algunos resultados, porque en Colombia, su “erudición” les apertrechó para camuflarse en política interna y el conflicto, utilizando groseramente el libre acceso al púlpito de enseñanza, redujeron la excelsa verdad de Cristo a la incidencia política o la confundieron con ella. Trastocaron los principios de esa Biblia que cargan bajo el brazo y terminaron directa o indirectamente? en colaboradores de uno de los actores del conflicto, pero eso sí: Siempre con cuello clerical.

Estos personajes, a los que no se debe llamar hermanos, por no ser hijos del mismo Padre, no buscan servir al menesteroso; no señores, no nos llamemos a engaño ya que ni siquiera fingen imparcialidad, son abiertamente proclives a la insurgencia, buscando a través del ministerio religioso un espacio político que el verdadero evangelio rechaza y de ahí que tengan en poco abusar de la fe. Por lo que estoy cierta que traerán consigo la ira de Dios, por poner en Su boca palabras que El nunca dijo.

Sépase, que ellos con sus actos reniegan de Dios. Porque muchos inocentes en Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia y Ecuador, claman porque se les hace violencia y esta sarta de conspiradores cierra sus oídos para no oír, sencillamente porque esos tiranuelos son de izquierda. O a ver, digan: Dónde queda la denuncia social o religiosa de la Iglesia Protestante por el armamentismo en Venezuela o porque coartan la libertad de expresión o porque exportan cientos de exiliados al mundo? Osarán responder acaso que ahora creen en el laicismo de Estado?

Dónde queda la denuncia por la dictadura en Cuba? Es que inquieta por qué las mismas personas que vienen a Colombia a hablar con las comunidades y en los templos acerca de las violaciones a los DDHH (que no está mal, pero no les compete) van de vereda en vereda agrupando contra el Estado las presuntas víctimas y azuzando el inconformismo, pero curiosamente no hacen la más mínima declaración en Cuba por hechos mucho peores? Dónde queda la denuncia por la reactivación del terrorismo en el Perú? Dónde la denuncia por las víctimas del terrorismo en Colombia? Eso es doble moral, eso es hipocresía.

Tal es el descaro de éstos que describo, que es frecuente y aborrecible la manera en que se levantan ante congregaciones de fieles, no a predicar la Palabra de Dios, sino creando verdaderos enemigos al Estado, desestabilizando. Sólo hay que oírlos para notar que sus sermones son sólo arengas partidistas donde buscan trastornar sin pudor a personas vulnerables, porque donde Dios ve sus hijos, ellos solo ven electores. Se mueven en tres espacios: De pueblo en pueblo en zonas de conflicto, revolviendo el agua desde el santo templo de Dios. También usando su acceso al sector académico, por su importante preparación y, por último, como no generan sospechas como facción religiosa, se dedican a hacer lobby contra nuestro país con gran credibilidad y resultados, al punto en que ya se constituyeron en factor real de poder en las instancias multilaterales.

Están en el lugar equivocado? No sabría decirlo, pero pareciera que pretendieron ser políticos y sólo pudieron ser ministros (porque ser ministro es poco en sus mentes) pero para eso no tenían que ir a seminarios sino a facultades de ciencias políticas y una buena razón para esa elección, puede ser que si escogían el seminario garantizaban un gran auditorio en catatónica obediencia, es fácil de entender. En cambio la universidad ni el auditorio te asegura.

Bien ensena la Palabra de Dios, que debemos respetar las autoridades, que incluyen sus instituciones. Gracias infinitas a Dios que Jesús fue anterior y nunca tuvo acceso a mamertos con tanta autoridad, porque me temo que de haber sido discípulo de estos estultos, tal vez no habría muerto como sacrificio en expiación sino que habría creado organismos bíblicos internacionales para disfrutar vida de conferencista por el mundo, tal vez habría creado la Internacional Socialista o muerto feliz conspirando contra los gobiernos democráticos de occidente.

martes, 11 de agosto de 2009

Y además, Traidor....






Mientras muchos en Colombia trabajaban sin descanso y ponderaban la difícil situación para enfrentar con dignidad los “gatos bravos” de Hugo Chávez y Rafael Correa e incluso por superiores motivos patrióticos, nuestros comerciantes (grandes perdedores en los cierres de fronteras) pusieron mucha comprensión de su parte, otros no tuvieron que esforzarse mucho para envilecerse más a nuestros ojos.


Me refiero a la actuación del infaltable grupo de colombianos (gracias a Dios, reducido; gracias a Dios, sólo los de siempre) ante los presidentes de Venezuela y Ecuador aludidos: Confesos enemigos de la democracia colombiana, en momento de roces diplomáticos por su rastrera colaboración con las narco-terroristas Farc. Inexcusables ambos gobiernos porque son testigos cuasi-presenciales de la crueldad de estos delincuentes por motivos de vecindad y por la difusión de los medios.


Y en este desagradable contexto aquellos colombianos se trasladaron a Venezuela y Ecuador solidarizándose con los bandidos del monte y los de la casa de gobierno. Pretendidos representantes no sabemos de quién ni por qué, se exhiben los sinvergüenzas ignorando ex profeso la autoridad del Estado colombiano, presumiéndose interlocutores donde nadie les llamó.


Los de siempre: El mismo reparto de inestabilizadores de todo incidente: El colectivo colombianos “por la paz”, algunos congresistas del PDA, Piedad Córdoba y Ernesto Samper; es decir, dos grupúsculos del Polo y dos liberales sin Dios ni ley descaradamente inclinados todos hacia Rafael y Hugo Rafael, presidentes de Ecuador y Venezuela, respectivamente; quienes están otra vez en plan de arrogantia lata, mancillando las mismas instituciones que los tales personajes representan.


Y es curioso que por cosas menos graves que éstas, como el voto pro-Referendo, se abren temerarias investigaciones en la Corte Suprema de Justicia; se pensaría pues, que las conductas de estos individuos deberían ser examinadas por aquellos magistrados que “velan” por la moralidad pública, porque la traición a la patria se sospecha de aquellos que se apropiaron cual delegatarios e intérpretes del sentir nacional sin autorización alguna. Igualados, usurparon funciones presidenciales.


Qué hipocresía la de estos enemigos, que deberían llamarse opositores de la patria: Pretenden cooperar ayudando a restablecer relaciones diplomáticas y comerciales con Venezuela y Ecuador, cuando son precisamente ellos los que desprestigian al país y su Gobierno en el mundo, pero me pregunto si será en realidad simple hipocresía o vil acto de traición a la patria, tal vez un sucio complot contra el Gobierno o todas las anteriores?


Hablando del comportamiento de Ernesto Samper, que es el tema de que me ocuparé, causa hilaridad que sea precisamente él quien "lime" relaciones internacionales cuando la época más oscura en ésta política de Estado fue la de su des-gobierno. Su desvergüenza arruinó la reciprocidad con el principal socio comercial de Colombia (Estado Unidos) su testarudez nos colocó en la mira del mundo entero como una narco-democracia y aún así dizque por dignidad (condición que él no conoce) en aquel tiempo, prefirió ignorar los reclamos del comercio nacional que sufría grandes pérdidas. Pues resulta que ahora a este señor le trasnochan las relaciones internacionales del país, en momentos en que la queja colombiana es sobradamente justa y oportuna.


No recuerda este conspirador, cuando ni él mismo siendo Presidente podía salir de Bogotá porque lo esperaban el retén o la pesca milagrosa, en el gobierno de la gente, cuando lo frecuente eran vacuna y boleteo. Pero tranquilo ex-Presidente, ya puede relajarse y desconocer el glosario de temor e indignidad que Usted ayudó a construir porque con el cambio de gobierno esos términos quedaron proscritos de nuestro léxico por la Política de Seguridad Democrática.


Y para mayor deshonor, expresidente: No hemos visto ni un solo ecuatoriano o venezolano opositor averiguando ni reuniéndose con Uribe o con autoridades colombianas en éste momento de fricción, pero usted tan sinvergüenza, saborea gustosos manjares en Miraflores o Carondelet que conforme a justicia divina, cual Fernando Botero, vomitará en su momento.


Podríamos quizá esperar algo más de un político que por librarse de merecido carcelazo, entregó su propio “amigo” y compañero de campaña? si Fernando Botero Zea e incluso el mismísimo Horacio Serpa, pagaron con creces embarcarse en el ingrato berenjenal de la “amistad” presidencial, qué esperaremos los demás? Será acaso que Ernesto “el honesto”, se cree con mucho partidario al que debe atender? No se engañe…Nadie le respeta. Él es como el busto de Tirofijo en Venezuela: Representación de un episodio inmoral de este país. Es posible también que no se engañe y precisamente actúe así porque ya no tiene nada que perder.


Comprobamos que a veces en momentos de gran importancia histórica se optó por soluciones erráticas: Creímos que en época de entuertos del 8.000 se invirtió una nutrida parte del erario comprando la impúdica absolución de Ernesto Samper. Craso error, compatriotas! victoria pírrica! se perdió más por guardar apariencias de una gobernabilidad que no existía y todo lo acontecido nos da la razón: Él se creyó invicto y se alió con nuestros enemigos (Las Farc y sus colaboradores). Habría sido menos costoso económica, política e históricamente un desenlace hondureño a esa infeliz ocasión de nuestra historia reciente.


No se cansa de crear confusión? Cómo sin reparos interviene contra el país cuyo tesoro usufructúa indignamente en cuanto tema espinoso hay? Si él desea vengarse por la nula aceptación de su mandato, hay que aclarar que ese hecho fue generado por él mismo, consecuencia de tanto chanchullo y tanta duda. Para ilustrarlo sólo basta un repaso breve al amargo final de su historia: Fue Presidente conforme a su ambición pero retribuyó un precio mayor que los millones recibidos al Cartel. Historia inolvidable, triste ejemplo de vida y por eso quien se junte con él no saldrá ileso, todos pagaron con rumores la más sencilla alianza y eso que se dijo acerca del Estado de Opinión, válido o no académicamente: Le viene como anillo al dedo porque ante la nación es codicioso oportunista por antonomasia y ahora además, traidor. Jamás se pasará por alto su ensombrecida reputación, pobre herencia dejaste a tus hijos, Ernesto Samper.


sábado, 18 de julio de 2009

Nosotros, El Pueblo.



Hay algo que esta pasando en Colombia que no advertimos con suficiencia y es que la popularidad de Álvaro Uribe es medida directamente en el pueblo, no nos quepa duda. Y es así, porque si la midieran en el Congreso mismo o el resto de instituciones, las cifras serían completamente distintas. Empezando porque si en Bogotá la popularidad se reflejara como se publica en los medios, sus opositores no llevaran dos periodos seguidos en la capital principal del país.

Digo esto porque algunos uribistas, entre los que me incluyo, somos triunfalistas y dejamos de lado que los opositores –que trabajan de frente- los conspiradores y traidores -que trabajan en oculto-, los oportunistas, indecisos y toda suerte y matiz de escépticos, ocupan una gran franja de la opinión, son votantes con los que no se cuenta y que, aún sin pensar en la impajaritable Ley de Murphy, podrían darnos una muy desagradable sorpresa en los escrutinios de 2010.

No me extenderé en explicaciones, porque me presumo clara en este punto. Pretendo que se entiende a la perfección que Uribe es una cosa y el uribismo es otra:

1. Que los Senadores y Representantes uribistas, no son tan diáfanos como se exhiben en los medios. Y como muestra de ello, empantanan sin razones la aprobación del Referendo reeleccionista que debería estar aprobado ya hace mucho, siendo ellos, (los “uribistas”) la mayoría decisoria en el Congreso, luego…en realidad que el Referendo no es una decisión ya tomada por las bancadas, nos demuestran con esto que aprobarlo aún está en estudio.
2. La oposición olfatea esa mixtura de opiniones (misión que cumplen con agrado), lo saben y por ello tranquila no se deja apabullar por las encuestas.
3. Los electores estamos confiados y no hay mejor caldo de cultivo para la derrota.

La soledad de Uribe es mayor de lo que pensamos: Sólo lo acompañan los números de las encuestas y un pueblo amorfo.

El desamparo de Uribe es visible: El respaldo que tiene en el Congreso es inmaterial en esta iniciativa de Referendo. La verdad es que el oportunismo vulgar de muchos congresistas es algo con lo que debe contar y debería “torear” todo político inteligente, de manera que no entiendo por qué nos sorprende ahora que ellos estén retrecheros para decidir conjunta y favorablemente en ese sentido. Más bien asombra que a estas alturas aún nos dejemos impresionar de su actitud. Todos, como dijo en su momento Luís Carlos Restrepo: Usufructuaron más la cercanía e imagen de Uribe que Uribe la de ellos. En la Rama Judicial, me quedo sin palabras, estos son los mismos congresistas pero con toga: Enemigos declarados éstos y utilitaristas aquellos y todos en medio de una oposición desagradable y rabiosa.

Le quedará aún el ejecutivo? Pues, en mi opinión él tampoco cuenta con un gabinete aguerrido que golpee la mesa a la hora de la asunción de responsabilidades y sobre todo con capacidad de convocatoria, liderazgo, carisma o visión, que salga del camino trazado, que usurpe sector de opinión y goce o se granjee el respeto del Congreso o de las Cortes. No hay un líder natural que marque el camino aparte de él mismo. Qué pues, le queda a Uribe?

A contrario sensu y con lo que no cuentan estos singulares especimenes que relacionamos anteriormente, es que los ciudadanos en todo lugar de nuestra ancha geografía, somos la población sujeta al muestreo de las firmas encuestadoras y que Sí hablamos verdad y en serio, que opinamos sin sujeción a prebendas y queremos, más que un Referendo, a Álvaro Uribe Vélez en el poder en los próximos cuatro años.

Para constatarlo, es bueno remontarnos a 2002 y recordar que Uribe no llegó al poder ni por el Congreso ni por las Cortes, ni por los oportunistas, ni por los escépticos, ni por los traidores, ni por la oposición, ni por los torcidos. Llegó al poder por nosotros que creímos en él, en su autoridad y su talante. Que le mostramos ese día de elecciones al mundo y a nuestros hijos que había llegado el momento de aplastar y avergonzar a quienes nos habían aplastado y avergonzado.

Uribe nos hizo creer que se podía vencer al enemigo, creyó en nuestro ejército y no nos dejó con la mano tendida, quebró el pasado de apocamiento e ignominia que nos selló por tantos años y lo mejor es saber, que al contrario de los que votaron pa´ su bochorno por Samuel Moreno Rojas, nosotros no nos arrepentimos ni la primera ni la segunda ni esta tercera vez. Ha enfrentado los enemigos internos y externos de los colombianos con sabiduría, con entereza, con valentía. O acaso qué otro presidente ha despertado màs admiración dentro y fuera del país? Quièn enfrentó los delincuentes con nombre propio y los desafió y castigó? Acaso Samper o Gaviria? Acaso Pastrana o Betancur? Ahora sí llegó un valiente a la Casa de Nariño y votaremos por él una vez más.

Esto escribí para ti, elector con carácter, no para académicos, daría igual….quiénes son? cuántos son? Eso es lo que vale en democracia, serán acaso un 0.2%? luego, por qué tienen ellos que decidir desde Cambio o Semana? O desde la Corte y el Congreso lo que queremos o debemos querer nosotros? No interesan…nosotros somos la mayoría y en democracias como la nuestra no es sólo ventajoso sino sacro.

Con sus discursito socialdemócrata sin contendores y en modo condicional: Que si afectaría o no la democracia que haya una nueva reelección? Pues, señores….eso hay que probarlo antes de afirmarlo. Son meras hipótesis, que como tales están sujetas a comprobación.

Colombia debe transitar el camino y demostrar que somos un país diferente de Venezuela, Ecuador, Bolivia o Nicaragua, que aquí la experiencia es exitosa y que ha amainado la crisis. Que luego de tantos años de cobardía, llegó el momento de asumir nuestro destino como nación y queremos hacerlo de la mano de nuestro líder natural.

Y quiénes somos? Nadie más y nadie menos, que aquellos varios millones que vestimos de gloria ese 4 de febrero y vivimos el
Momentvm Magnvs
: Aparecemos en el registro fotográfico y fílmico en todos los diarios de América, en las imágenes como la de Julio Dumar Barguil -en oriente-. Ciudadanía agraviada que con carácter vindicó su soberanía sobre el país, día histórico en que literalmente Colombia se hizo sentir en el mundo. Nos haremos sentir en 2010? Dios nos ayude a que así sea.

Despertemos amigos, que nos quieren joder los políticos por sus intereses personales y nos quieren dejar huérfanos en estos siguientes 4 años, a merced de la mediocridad bolivariana de la izquierda que está destruyendo a América. Votemos por él una vez más. Hagamos valer como electores nuestra opinión en las redes sociales y no solo en encuestas sin rostro.

Está pues, Uribe solo? Sí, lo está, pero nos tiene a nosotros: El Pueblo.

viernes, 10 de julio de 2009

A José.




Se me ocurrió escribirte cuando te percibí reverendo el domingo. Cuando en soledad compartías la verdad que sabes y que a muchos es ajena. Como siempre con convicción, como siempre con entrega. Viniste de tan lejos a dar con ternura. Gracias, José. Solo eso digo, no tiene sentido extenderme en palabras cuando lo que siento es tan simple: Te respeto de verdad. Algunos han hecho más que eso y otros han hecho mejor que eso, pero ellos no me importan, los paso por alto: Mi amigo eres tú, solo te reconozco a ti. Un saludo de tu amiga y hermana. Sara.

jueves, 19 de marzo de 2009

Triunfo de la Autoridad



Los melancólicos y la doctrina de la Autoridad


Perverso todo aquel que justifica y auxilia un delincuente, al momento de la derrota, será derrotado con él. Digo esto de todo aquel político o gobierno que legal o democráticamente constituido es pro-Farc. Pierden su tiempo, los están apoyando en una guerra que ya no existe.

Es obvio que antes pudo hablarse del conflicto interno de una guerrilla contra un Estado, en aquellos tiempos cuando se pregonaba interés en una reforma agraria o una distribución mas equitativa de la riqueza, pero ahora lo único político que exhiben los "guerrilleros" en Colombia es un camuflado. Ahora son solo secuestradores, narcotraficantes y terroristas vistiendo camuflado como una vulgar trampa para confundir los distraídos.

Y es por eso que concuerdo con aquel que afirma que no hay conflicto armado, porque la guerra se acabó y las farc la perdieron, están completamente desprestigiadas en Colombia y el mundo. Muestra de ello es la sola elección de Uribe en 2002, acto claro de deslegitimación y rechazo a su existencia y qué decir del mensaje enviado con la reelección, ya implica un repudio total y significa que el pueblo colombiano no quiere dialogar con ellas sino someterlas, porque no la considera guerrilla sino una banda mediocre.

Porque, qué es lo que promueven ahora las Farc? Pues, ni ellos lo saben, se quedaron al igual que sus auxiliadores, con el discurso de hace cuarenta años y ni siquiera advirtieron que se les transformó la sociedad. Es ahora que varios comprenden que perdieron su vida combatiendo en el monte por nada. Que aparte boletines rojos de la Interpol, órdenes de captura y el desprecio de las nuevas generaciones de colombianos, no cosecharon nada.

Para muchos de nosotros es innegable que las guerrillas perdieron cualquier vestigio de respeto de los colombianos y fue entonces cuando perdieron la guerra. O es que acaso no han notado que todo golpe asestado por el ejército es producto de la cooperación de informantes dentro de sus propias filas y de la población? Es que si hubo un conteo impreciso el día de la marcha contra las Farc el 4 de febrero, no fue por exceso sino por defecto y es porque no se contabilizaron los cientos de desmovilizados en las cárceles que ya no quieren volver a delinquir ni los que permanecen amenazados o esclavizados en la selva esperando un descuido para desertar o los cientos de secuestrados que tampoco pudieron marchar.

La única justificación de su surgimiento era la inicua pobreza, cuyo único culpable era el Estado colombiano, el Estado como fuente de miseria y atraso en Colombia, por tanto era justificable levantarse contra él, -si p entonces q-, pero esa premisa p, es incorrecta y su consecuencia también lo es, porque no es el Estado el origen de los males en Colombia, si así fuera, sería fundada la lucha contra las instituciones. Culpable de nuestros males es la corrupción y es a esa a la que hay que combatir y no es creación del Estado colombiano, se predica en todas las esferas de muchos Estados y nunca ha originado levantamientos armados legítimos en una democracia (que lo digan los boliburgueses J).

Es claro que a las Farc les va peor si todo esto lo enmarcamos en la singular doctrina que jamás se nos ocurrió, porque nuestros políticos colombianos no se en qué diablos estuvieron pensando en estos últimos cuarenta años, pero al fin se gestó la teoría que describe la verdadera realidad colombiana y es: Todo aquel que se levante contra un Estado democrático es delincuente común (ya que lo democrático lleva en sí mismo el mecanismo de su depuración) y si intimida a la población es terrorista. Esta doctrina la acuñó Uribe y es legítima en Colombia.

Reitero: Me declaro totalmente de acuerdo con aquellos que afirman que Colombia no está llamada a hacer un acuerdo de paz o un "canje" humanitario, porque estas dos figuras son excepcionalmente políticas y no se practican con delincuentes comunes: Narcos, secuestradores, terroristas o todas las anteriores. Ahora, si en gracia de discusión se accediera a un diálogo, sabemos que un eventual proceso de paz no se hará frente al Estado débil que implora perdón por el agravio no cometido.

Ahora se sabe que es legítimo que el Estado ejerza autoridad, que se haga respetar y extirpe sus enemigos en beneficio de las instituciones y las personas, esta es la mejor protección a la democracia. No tener ahora esta convicción nos retrotrae hasta hace diez años cuando Colombia entera era zona de tolerancia y el criminal hacía lo que bien le parecía mientras los ciudadanos se escondían tras sus lágrimas. Ya no es tiempo de querer esto... nos sobra dignidad.

Los melancólicos

Lo dicho anteriormente es evidentemente algo que no entienden los melancólicos, que su argumento lastimero del dolor del secuestro por el que piden un "acuerdo humanitario" no hace eco porque ya se apuntaló más el argumento de la Autoridad. La doctrina de autoridad se legitimó en Colombia acobardando las Farc y sus ayudadores. Cuestionarán algo ahora contra la autoridad del Estado? No lo creo, muy al contrario, sienten el horror del que se haya descubierto, del que está en evidencia y de ahí el obstinado deseo del tal "intercambio", para untarse del status político que no tienen porque el camuflado no puede "camuflar" la condición criminal.

Pero no sólo las farc han perdido la guerra, también sus aliados, porque obviamente decir algo así antes era injuriar la izquierda melancólica, pero ya muchos entienden que esas ideas etéreas nada aportaron a la construcción de la sociedad colombiana de hoy. Se ve con estupor que ellos ven asesinar sus propios hermanos más vulnerables y cínicos persisten en su utopía infructuosa, la teoría que no maduró y según la cual, los terroristas colombianos son clones de Simón Bolívar, que no ya cabalgan en blanco caballo sino en el blanco polvo de la cocaína.

Pero hay otros que sí entienden esto, de hecho, tengo la agradable certeza que ecuatorianos y venezolanos de bien entienden a la perfección por qué se odia a las Farc en Colombia y de ahí que ante sus gobernantes hayan guardado un solidario silencio por respeto a nuestra dignidad, y contrario a lo que algunos esperaban, los últimos acontecimientos han solidificado los lazos históricos que nos unen. No esperábamos menos.

De los colombianos por la paz

Varios de estos melancólicos en búsqueda de la esquiva popularidad, procuraron mostrar en televisión a sus patrocinadores extranjeros que petrodólares y euros girados estaban bien invertidos y para eso crearon la singular ONG "colombianos y colombianas por la paz" (antes intelectuales por la paz) para tratar de desinformar a la comunidad internacional con claras pretensiones electoreras unos y con claro apoyo a los terroristas, los otros.

Insisto, no solo las Farc perdieron la guerra, también quedó muy malherida la izquierda en Colombia porque no le funcionó el silencio cómplice que siempre guardó, le ha tocado por motivos exclusivamente electorales y muy a su pesar, deslindarse públicamente de ellas. No pudieron capitalizar en las encuestas el último show de los dos secuestrados porque sólo unos días después, como caníbales se destrozaron en un Congreso que realizaron y que hizo más visibles sus contradicciones.

"Colombianos y colombianas por el reencauche político", suena más apropiado y sólo sabiendo a qué se dedica ésta ONG, adivinaremos uno a uno sus integrantes: Resentidos y huérfanos de poder de siempre, escarbando espacios para hacerse notar en los medios. Salvo uno que otro, no hacen en política algo realmente fructífero, les toca pues, una incidencia política de tercera y en su afán desafían abiertamente la sociedad que aborrece a las Farc, actuando como otros colaboradores internacionales, en contra de los intereses de la gran mayoría de la nación colombiana, víctima del terrorismo.

Y claro, su torcida percepción tiene su particular ejemplo: Luego de que muchos soldados murieran en el monte en operativos para rescatar al muy ingrato Alan Jara, dice éste proyecto de traidor que les agradece más a los secuestradores de las Farc, pero el que no padezca el síndrome de Copenhague, -que son muchos millones de colombianos- sabe la realidad de los acontecimientos y agradece la valentía de los que expusieron su vida en cada operativo, ya que los rescatados y liberados no lo hacen. Porque aquellos soldados que están ahora a sol y lluvia, no deben ser olvidados, demos nosotros las gracias por Alan Jara mientras él en sano ejemplo enseña a su pequeño hijo a morder la mano de aquel que generoso la tendió.

Y esto en las urnas lo pagarán caro, porque esta clase de melancolía ya no encuentra apoyo en sociedad y de ahí que además se les dio por tildarnos como sociedad mafiosa; claro, solo hasta "antecito" de elecciones, porque cuando llegue el momento de asegurar escaño apelaran a esta misma sociedad para poder usufructuar el erario público, ejemplo dialéctica pura. Es difícil de entender con qué entrañas ciertos colombianos aún apoyan asesinos de civiles y soldados y pretenden con arrogancia que los premiemos por liberar sus víctimas, sólo a ellos se les ocurre. Quiénes se creen? O peor, quiénes creen que somos nosotros? Que perverso es pretender intimidarnos creyéndose con autoridad moral de imponer su errática teoría de bien común, creen infundadamente haber redefinido este término y para qué… Ya perdieron la guerra.

martes, 6 de enero de 2009

La Casa Blanca no cambia de color













Al fin se posesiona Obama, imposible para las firmas encuestadoras ofrecer mejores guarismos, sigue desbordante cual Sprite y en ascenso. Serán acaso los medios los que nos prefabrican su imagen? O la pregunta más bien es, en qué porcentaje?

Por ejemplo, sabemos que como candidato, Barack Obama prometió muchas transformaciones, pero a los de afuera nos interesan más las externas en cuanto a política internacional y siempre se nos vendió la imagen de un Obama menos contencioso que Bush, e incluso de bajo perfil en materia de relaciones internacionales, de ahí que la primera sorpresa que nos trajo es una modificación en el discurso que dejó boquiabiertos a varios, con el sugerente silencio frente al bombardeo de Gaza, al mejor estilo de su antecesor, es decir, es posible que lo que llegó a la Casa Blanca sólo sea un bálsamo innovador, una nueva percepción de las relaciones internacionales, pero no un cambio sustancial. Tal vez lo del cambio radical sea un asunto de los medios y no de verdadera directriz política.


Como consentido de los medios y hasta de Hollywood, el nuevo Presidente puede obrar milagros con los niveles de aceptación y tolerancia a sus decisiones, carisma del que careció Bush, quien tuvo en poco el ser percibido de mala manera, falencia que será corregida en este mandato, para poder maniobrar con verdadero tacto las complejas relaciones de Estados Unidos con los demás países.

Hemos apreciado que su prioridad es sólo la crisis financiera de su país, pero simultáneamente con bajo perfil también aprovecha que sus enemigos están vacilantes de desconcierto para posicionarse con más inteligencia que fuerza en el complejo escenario mundial. En absoluto hace a un lado sus intereses y los de su país, para eso fue elegido. Hecho que ya fue advertido en Oriente Medio con lo sucedido en Gaza y en Latinoamérica con más de un populista que vociferó a favor del diálogo y se quedó con la palabra en la boca y la mano extendida. Hasta en Colombia revolvieron el avispero varios manzanillos y no hubo otra opción que quedarse juiciosos y calladitos. Sueñan todos aquellos que imaginan un resentido con lenguaje ambiguo, un demócrata no es un izquierdista suramericano, Barack Obama afianzará las agallas y el pragmatismo que le permitieron llegar donde está.


De modo que el trabajo de los medios ha sido impecable, su asesor de imagen fue bien escogido: Ya tan profundo cala la imagen de Barack Obama en la conciencia colectiva que no tardó Morales en decir que él era el Obama de Bolivia, lo cual no es raro viniendo de un chavista, pero incluso Bachelet, siempre tan discreta, mencionó que ella era la de Chile, sin contar que en España se rebaten el uno al otro por comparar sus actuaciones políticas con las del nuevo Presidente.

Se le fabricó la imagen de celebridad que tanto aman los gringos, lo que no es odioso, no está nada mal, no le resta seriedad, más bien le genera un colchón de gracia y afecto que le endosa un respaldo único y aplastante sea cual fuere la gestión que emprenda. Sin levantar un solo dedo, Obama alborota al mundo entero con abdominales marcados, con la raza de su nuevo perro o si se va la luz en su casa. En España cambian nombres de calles y murales en evidente desdén al recuerdo de Primo de Rivera por el suyo y por si nos parece poco, es un nuevo miembro de pesebres al cual se tributa incienso y mirra en Perú.

Nunca desdeñemos los medios de comunicación, ellos hicieron otro gran milagro: El Presidente electo ya casi alcanza en furor en ventas al magnate cósmico de las t-shirts, al hasta ahora imbatible Che Guevara, quien al igual que sus copartidarios no pudo materializar La Utopía, frente al Presidente de los EU que sí pudo realizar el American Dream, lo que se constituye en una ventaja insalvable. Por lo que frente a Barack, quien hizo un best seller de su autobiografía, Guevara terminaría siendo tan solo un accionista minoritario del que otros escriben.

Y lo más curioso es que aún no gobierna :)