Soy Guerra_S

Me gusta!!

domingo, 4 de abril de 2010

En memoria del niño de El Charco, Nariño. Rechazo a la barbarie.



Este atentado del 26 de marzo en Nariño, me quebró. Más que los móviles (que siempre son los mismos), fue el modo en como se llevó a cabo.

Se humilló la seguridad nacional, la nación entera y las instituciones, pero no podemos pretender que todo siga como antes y sólo leer las noticias y condolernos. Siempre los colombianos pensamos que las víctimas son sólo los familiares de secuestrados o los muertos y heridos de las bombas en las ciudades o los mutilados de las minas antipersona;  pero no, somos muchos más los afectados por esta cobarde ferocidad.

Nosotros todos, sufrimos el terrorismo y es apenas sensato asumirlo con carácter, porque desde hace más de 40 años a través de las noticias nos crearon una aprensión hacia nuestro propio país; muchos crecimos viendo la brutalidad de unos pocos contra el resto, contra el vulnerable e indefenso: Contra el campesino, el indígena, mujeres embarazadas y niños y como ellos también experimentamos a dierio el miedo a expresar opiniones de rechazo. Nosotros más que nadie sabemos que esta generación apenas se atreve a conocer su país por temor de la muerte, el secuestro o una bomba en cualquier lugar público.

Confieso mi consternación en el caso particular de El Charco, Nariño. La crueldad aplicada a un niño al que no se perdonó la ternura, la inocencia y la humildad de su procedencia me hace pensar que cualquiera de nosotros o nuestros hijos pudo haber sufrido esa fatalidad de manos de estos terroristas.

Pero amigos, sí nos duele el dolor de esa familia? Sí nos importa que sucedan más casos? Por qué lo tomamos como si no hubiera pasado nada? reflexionemos: Aquí en Colombia no hay kamikazes, acá no hay dogmas  que motiven una voluntad propia a autodestruirse. En Colombia nadie se carga bombas en su propio cuerpo, y la razón es porque no queremos morir! por eso los terroristas tienen que valerse de engaños y a quién más fácil engañar que a un niño? que a un indigente? A través de ese engaño al niño de El Charco, se aplasta la sociedad entera y nos gritan que nadie está seguro, que debemos temerles. Pero por qué? Acaso nosotros les debemos algo a ellos? Será que sí?

Qué les debemos a los terroristas? O es al contrario más bien: Son ellos los que nos han secuestrado, los que nos escarnecen y deben pagar por eso, por la osadía de pretender arrodillar una sociedad y una cultura que se independizó hace 200 años de la opresión colonial extranjera. Y quiero que tú, que lees esto sepas y entiendas; juzgues y asumas que eres tan víctima como ese niño de El Charco, Nariño  y su triste familia; víctima real desde hace décadas y actual y potencialmente a cada minuto podrías ser víctima de un bombazo mientras toda la izquierda indiferente hace igual que el clero católico: Justifican su maligna maldad con un trasfondo político que nunca cubre su desvergüenza.

Te lo propongo: Nosotros, los 44 millones de colombianos, necesitamos firmar la adhesión a una gran, insuperable y verdadera ONG de Colombia: Colombianos Víctimas del Terrorismo. Todos somos miembros y todos dueños, no para reclamar indemnizaciones pero sí para exigir respeto como seres humanos y como ciudadanos. Nuestra consigna es el rechazo a toda forma de violencia que se nos ha ejercido en estas 4 décadas por parte de la mal llamada guerrilla y sus propagandistas que las justifican. No sé si tú te sientes víctima del terrorismo. Por lo menos, yo lo soy.



No hay comentarios: