Soy Guerra_S

Me gusta!!

martes, 18 de mayo de 2010

El Programa de Mockus



No especulemos más acerca del programa de gobierno de Mockus. No estoy dispuesta a escuchar que no tiene programa porque sí tiene. Antes le exigimos más atención y responsabilidad con el país y era apenas natural porque  nuestro voto es programático de lo que se colige que el programa del candidato es el motivo que impulsa su campaña hacia la Presidencia. Señores, Antanas Mockus no conoce el país a cuya Presidencia aspira, pero de política sí sabe y mucho.

Cualquier país tiene la importancia suficiente para exigir de un candidato a su Primera Magistratura un programa acorde a las metas de Estado a mediano y largo plazo; pero Colombia, además es un país en franco desarrollo, en la mira de las principales naciones del mundo por unos indicadores negativos alarmantes en varios aspectos y por indicadores aventajados en otros; una convulsionada agenda en materia de derechos humanos, inversión extranjera, comercio internacional y graves consensos contra el terrorismo continental y mundial.

Teniendo en cuenta eso, amigos míos, expectantes anhelamos desde este 15 de marzo y hasta la fecha que el susodicho candidato se expresase ante la solicitud de todos los interesados y el resto de candidatos y tocó que los demás insistiéramos en la tal hoja de ruta, porque sus jóvenes electores no se percatan o voluntariamente pasan por alto cualquier falencia por incuestionable que sea.

Como sabemos, su segmento de votantes se construyó sobre topic trending en redes sociales, memética, manipulación de imagen, susceptibilidad del sector de la masa más vulnerable y euforia colectiva. Despistado lector, la campaña verde es un laboratorio de sentimientos, una red de manipulación de opiniones con herramientas similares de realities.


Esta manipulación de opinión a través del Mass Media y los afectos descubierta por europeos, hacen del sentimentalismo conjunto una fuente inagotable de dinero y poder y esto logra dejar de lado el histórico compromiso que debería tener Mockus con los miles de jóvenes que eufóricos confían en su eventual mandato.

Es notorio el amplio sector de sus electores que votan contra Uribe y su continuidad pero es triste que en su afán se entreguen puerilmente al desconocido Rutenis, porque Antanas Mockus es un gran desconocido en sus 18 años de hacer política.

Rutenis Antanas Mockus carece de la seriedad y estabilidad emocional suficientes para asumir Colombia y cualquier otro país. La irresponsabilidad lata en sus declaraciones y su conducta histriónica de hace años, si bien no lo descalifican para el cargo, sí generan graves reparos para  un eventual ejercicio de la Presidencia de la República.

Y hay más: Su real compromiso con las dificultades del país no está comprobado. Mockus ha vivido casi que ocultándose ante nuestras delicadas circunstancias y así es fácil y cómodo afirmar: No estoy de acuerdo, hay que hacer algo nuevo” pero y dónde estuvo todo este tiempo en que el país se desangró luchando contra el narcoterrorismo? Cuál es su teoría al respecto? por qué no dio la cara y ofreció un camino alterno al que transitábamos? 


Pues, yo se por qué: Porque es costoso políticamente tener  palabra y sostenerla con carácter o por lo peligroso que es opinar y salir indemnes ante la opinión pública y los patrocinadores de nuestras campañas políticas, cierto Antanas? Dime cuándo has polemizado contra un político con fuerza en favor de nosotros y ganaste? Nunca! y que lo digas tú que todos los días te retractas conforme al vaivén de las encuestas...

Podríamos también atribuirle desinterés en la espinosa  polémica nacional o tal vez no quiso arriesgar su postulación futura y por ello se mimetizó en la academia; tomó aire, espacio y ahora se yergue catedrático de la moral. Es eso legalidad, Antanas? Yo diría que más bien parece oportunismo, porque la legalidad como la define la gente seria tiene un alto componente de valor que no se te ha visto en este tiempo. 

Algunos dijeron en su época: Mockus el inescrutable. Otro dijera en estos días: Mockus el impredecible, y si dijéramos indefinible o indescriptible, serían igual palabras acertadas, pero en realidad todo se resume en que Mockus es un gran desconocido. Nadie puede describir con certeza su línea ideológica o de conducta y eso ya no es peligroso sino suicida en un país que ha mostrado su comprometido tesón en avanzar en todos los campos para ejemplo en el mundo.

Qué esperamos, pues, de él? De alguien que pidió la renuncia al Presidente más popular y entregado a su patria y a quien ahora alaba sin cesar? Lo haría a sabiendas que iba a utilizar su programa? Porque en realidad a esto se reduce la campaña verde, amigos: Mockus sí tiene programa y es el mismo de Uribe porque contradictoriamente, el candidato de la legalidad no tiene programa propio, se pegará al que ya dio resultado.

Y lo ha dicho: “Construir sobre lo construido” eso no es retórico, sólo hay que entenderlo: El dejará fluir las instituciones como ya vienen y por eso no necesita un programa, porque ya lo tiene y es el de Álvaro Uribe Vélez. Pero atentos que eso no significa continuidad con un trayecto exitoso o reconocimiento al gobierno de  resultados. Esto no es más que la vieja práctica del alumno que toma prestada la tarea de un compañero con mejores notas, le hace una breve modificación, suscribe su propio nombre y dice: Aquí está mi labor. Por ello insisto, es esto legal, amigos? Amanecerá y veremos.

Nota: Los conservadores siempre supieron que no ganarían la Presidencia (por lo menos eso pienso) pero querían un candidato firme con buena popularidad para negociar con firmeza excelentes opciones con el próximo gobierno. Pero como dice mi madre: “El ojo se les fue al pozo” porque ahora igual van a negociar, pero en inferioridad de condiciones porque es francamente bochornoso para ese gran partido (al cual pertenezco) que el candidato del PDA los supere en intención de voto y no tanto porque suba Petro sino que siguió bajando Noemí. No está bien decir esto, pero así como digo una cosa digo otra y: Se los dije!

1 comentario:

Benjamin Disraeli dijo...

Me parece un análisis bastante acertado y lejos de los opinadores sesgados de los grandes medios, que sirven a sus "oscuros" y personales intereses. Si no le molesta, voy a publicarlo en mi blog, tambien conservador y de derecha: La Otra Mitad de las Verdades a Mediashttp://laotramitaddelaverdad.blogspot.com/ donde buscamos todos los días a los que nos cuentan la otra mitad para balancear. Gracias