Soy Guerra_S

Me gusta!!

jueves, 26 de agosto de 2010

Soy dueño de mi voto?


Se habló mucho en estos días acerca de quién o quiénes claman vindicación por los "agravios" que presumen cometidos por Santos en las decisiones al inicio de gobierno; pretenden ellos haber elegido al Presidente o que el uribismo entregó el cetro del poder a un Santos en desgracia o crudo (Porque decimos que él no tenía votos) en las presidenciales. Se creen algunos que un mandatario debe consultar sus decisiones por temor a perder ese invaluable apoyo, y que por tanto debe someterse a avales públicos para la toma de ciertas decisiones porque sus votos uribistas son suficientemente cualificados como para que se considere su valiosa opinión en el arte de gobernar (Que sólo ellos conocen).

Recordemos que mientras Uribe gobernó, no participó en política, no pudo construir el partido de la U, que fue el indiscutible triunfador tanto de las elecciones al Congreso como de las Presidenciales, la trascendencia de esa importante elección parlamentaria no debe desestimarse; a nivel superior, los ganadores del Congreso determinan quién establece y aprueba la agenda legislativa en los próximos 4 años, es motor de gobernabilidad nacional y de lograr eficacia del programa de gobierno. Pero la importancia mayor y urgente de un Congreso amigos, es para las presidenciales porque ellos eligen Presidente de la República.

Reitero la pregunta entonces, somos dueños de nuestros votos? vaya pregunta, evidentemente lo somos! pero la reformulo: Elegimos nosotros al Presidente de la República? Pues, yo no estaría tan segura de esta respuesta. Es decir, cada uno de nosotros es dueño de un (1) voto, no más de ahí, ni siquiera determinamos los 10? votos de nuestra familia nuclear.

De ahí que en el sentido más sensato y democrático que puedo hablar, tú y yo votamos por un candidato, pero no lo elegimos, lo eligió ese congreso que está sesionando ahora y cuya mayoría son la U y los uribistas. Insisto, a este Presidente no lo eligió Uribe como tal, como varios errónea y puerilmente piensan. A Santos lo eligió la U, más exactamente los que ganaron en Cámara y Senado y en menor grado, varios de nosotros uribistas.

Obviamente, la gente votó por la U porque se cobijaron todos bajo el excelente mandato de Uribe, no lo dudemos un segundo; pero que la candidatura de Santos sería exitosa luego de esas elecciones, Uribe y Santos lo supieron desde que vieron los resultados de la Registraduría a las 5:00 p.m. de ese 14 de Marzo. Ambos entendieron entonces, cómo sería esa próxima conversación que sostendrían: Uribe sería un Presidente súper popular pero que dejaba el poder, cuya importancia era y es concentrada y unipersonal; en cambio Santos, llegó al Palacio de Nariño ese 15 de Marzo como el líder que se encumbró sobre el partido ganador con importantes mayorías, sabía que ese partido lo respaldaba y que la cantidad de votos obtenida le permitiría, con la coalición de gobierno (algunos conservadores, otros de Cambio Radical y la fama de Uribe) llegar al poder. Y así como se entendieron en esa reunión de entonces, así se entienden ahora, los políticos inteligentes saben cómo manejan sus asuntos.

Algunos patriotas que veo en redes sociales reclamando que creyeron en Santos usando la actitud del mecenas por su solo voto, pues, les felicito porque apostaron al ganador de las elecciones, pero no porque definieron la elección, la elección la definen quienes ponen decenas, centenas, miles y cientos de miles de votos y ellos son los congresistas, la maquinaria electoral. Y como diría en un escrito anterior, las elecciones siempre la perderán candidatos porque las maquinarias históricamente nunca han perdido una elección.

No se malentienda, el uribismo apoyó a Santos como heredero natural de Uribe y su proyecto político, pero la elección presidencial la determinaron los únicos que podían determinarla. Y concluyo por lo dicho, que ahora más que nunca, Uribe debe asumir las riendas de la U para que, ahora que gobierna Santos, él pueda realizar la tarea que en su momento éste realizó mientras Uribe gobernaba. Pensemos que con nuestro sincero cariño y sin mayorías en el Congreso será tortuoso su camino para una próxima elección. Ya Uribe nos tiene a nosotros dispersos, pero como diría en su columna JoseObdulio Gaviria, "Ahora debe contruir partido".

domingo, 15 de agosto de 2010

Diálogo de paz con terroristas?

Con la llegada de Uribe al poder se libró una victoriosa guerra contra el terrorismo en Colombia. Hubo dos frentes de batalla con éxitos inéditos en la historia reciente propios de un excelente estratega. En 40 anos de existencia, Farc y Eln no habían estado tan desacreditadas y decadentes.

En el frente interno de batalla en los terrenos político, militar y jurídico, todos ganados sin contar otra dura y triunfante batalla en terreno internacional, en materia diplomática.

Anterior a Uribe, los terroristas de Farc y Eln tenían representación diplomática en varios países de Europa y veladamente en Latinoamérica, con su llegada al poder y advertirse el empoderamiento de una sociedad antes arrodillada y con los fuertes golpes militares, tomó fuerza una imparable ofensiva en el terreno jurídico internacional.

Colombia gustó aquella cooperación internacional que antes suplicaba para que otros países iniciaran procesos penales por apoyo al terrorismo, narcotráfico y lavado de activos, y se surtió el efecto.

Porque para ciudadanos de Latinoamérica y otros países del mundo, pertenecer a las Farc o colaborarles ya no es jugar a Robin Hood o policías y bandidos sino es el límite entre ser un delincuente común o un terrorista internacional, figurar en el boletín rojo de Interpol, con posibilidades de ser capturado en cualquier país y extraditado a cualquier país.

El cambio entre la lucha contra las Farc, antes y después de Uribe se centra en que accedió al poder con un lenguaje claro, cargado de sentido común e irrefutable por sus enemigos con el que reeducó la ciudadanía en dos puntos esenciales:

Primero, que no hay un conflicto interno, sino que el Estado repele un grupo narcoterrorista que atenta contra sus instituciones y sus ciudadanos. Las Farc Participan en todo el proceso de sembrado, elaboración y tráfico de drogas ilícitas y son terroristas porque ejecutan actos de terror: Intimidan, asesinan, siembran minas antipersona, secuestran y desplazan. Estar ante quienes pisotean nuestra dignidad humana y ciudadana y que por más de 40 anos nos humillan es apenas sensato y coherente generar un rechazo unánime; sólo se nos pidió eso, que repudiáramos pública y conjuntamente sin temor porque para hacerles frente tendríamos unas FFAA militarmente superiores.

Y así comprendimos en Colombia que con FFAA valientes, decididas y suficientemente apertrechadas podíamos pronunciarnos libremente, y advertimos entonces el respeto de la comunidad internacional y cómo cerraron la puerta a los terroristas que desdeñaban, ultrajaban y a partir de esa exitosa experiencia, muchos países toman Colombia como ejemplo de la lucha contra el terror a nivel mundial.

El otro punto en que el mandato de Uribe nos reeducó fue ante todo abusivo nacional o extranjero cuyo deporte era manosear el término “paz” en Colombia; porque si Farc son terroristas o narco terroristas, no se puede generar diálogo de paz en posición casi igualitaria con un gobierno legítimo, democráticamente elegido. No puede aspirar a ello quien se lucra del secuestro y la barbarie. La mal llamada guerrilla sólo tiene el camino de rendirse, capitular y pagar judicialmente por todo el daño infligido porque ya hay unas FFMM prestas y fuertes para seguirlas replegando y llevándolas a países vecinos en actitud del arrimado indeseable.

Creo acertada la posición uribista frente a los desprestigiados “Diálogos de Paz” y yo incluiría además la palabra paz en ese desprestigio porque en realidad esos clamores son “trampas cazabobos” para los que aún se comen el cuento y el lenguaje de la guerra (que no la hay) siendo puro léxico preuribista.

Piedad Córdoba, entienda que hablar del conflicto está pasado de moda, porque guerra o conflicto interno ya no son predicables en nuestro país. Lo que sí existe en las montanas son grupos desplazando la población con deseos de implantar ese mismo régimen de terror de manera oficial.

Insistir en un conflicto interno entre el Estado colombiano y las Farc es como decir que hay un conflicto político en igualdad de condiciones entre USA y Al-Qaeda. Nadie puede entonces, acudir al artículo 22 de la Constitución Nacional para pedir un diálogo de paz con ese grupo, porque tendrían que alegarlo igual y pedir “diálogos de paz” entre el Estado colombiano y Bacrim o narcos en tanto son la misma calidad de delincuentes porque las farc son en el menor de los casos, delincuentes comunes o terroristas.

jueves, 12 de agosto de 2010

Uribe en la ONU?



Si me lo hubieran dicho hace un mes, no lo habría creído. Resultaba impensable sobretodo para las cofradías de analistas políticos que todo predicen (aunque nada acierten) este satisfactorio evento en la historia política reciente de nuestro país.

Uribe en la ONU instruyendo un caso emblemático habla muy bien de su good will internacional porque está avalado por los países sujeto del conflicto y por los 4 miembros de la comisión investigadora, además de la alta recomendación del Secretario General, Ban Ki-Moon. Ignorando aquellos grupúsculos que todo objetan, la mayoría en esa prestigiosa organización se siente a gusto con el invitado.

Se me ocurre que la invitación a Uribe no es accidental o transitoria. No veo capricho en que simultáneamente le hayan ofrecido una cátedra como profesor invitado en la también prestigiosa Georgetown, importante terreno para quienes profundizan en estudios internacionales.

Presumo que hay a quienes interesa la presencia de Uribe en Estados Unidos, porque si bien es cierto que sus citas de trabajo en lo atinente a la Flotilla "humanitaria" son sólo dos o tres reuniones, también lo es que por la cátedra mencionada deberá estar sus breves pero constantes temporadas en ese país y no creo que para importantes políticos estadounidenses pase desapercibido la oportunidad de tener a uno de sus más grandes aliados, cual ciudadano ilustre y en tan altos honores.

No olvidemos que a Estados Unidos se le complicó Suramérica en la era Bush con el nefasto liderazgo de Hugo Chavez quien, con el contrapeso pasivo de Uribe (Quien no fungió como líder regional) dividió en dos bloques la región. En medio de esas tensiones quien terció toda crisis fue Lula, de Brasil. Se erigió Juez de fricciones. Ya probados sus coqueteos con enemigos de los gringos y su tácita aquiescencia a la conducta provocadora de Hugo Chávez. Peligroso es pues, que con su ascendente imperialista y consecuente empoderamiento regional, siga escalando posiciones mutando en mediador y casi consejero mundial que como bien es sabido, aspira al Consejo de Seguridad de la ONU (con derecho a veto).

Aquí va mi especulación (para variar): A mi me suena que, Estados Unidos, a través de Uribe, convoca a Colombia para hacerle frente a las aspiraciones de Brasil o de Lula Da Silva en la ONU.

Obvio, se que suena raro, pero que suene raro no significa que sea loco o imposible o fuera de orden. Qué tal que se les de a los gringos por pulir a Uribe en este tiempo y posteriormente nominarlo para un cargo eminente en ese organismo? Que tal sugerirlo incluso como Secretario General? El período del actual Secretario culmina dentro de ano y medio; así que, Por qué no? Sería interesante y merecido que Colombia figure en escenarios de esa envergadura e insinuar nuestro país desde ya es un espaldarazo al aliado probado y comprometido, como contrapeso a la izquierda y a Brasil en Suramérica.

Lo cierto es que Uribe no se ha fogueado en contenidos de la ONU, en ese aspecto no llena el perfil requerido pero si aplicaría eventualmente como abanderado de una lucha constante contra el terrorismo mundial; de hecho, esa una de las características más importantes del actual secretario así que no es descabellado que se me ocurra :)

Qué tal Uribe como un delegado de importancia en la ONU? Suena raro, pero quizás a otros no les suena tan raro. No sigo elucubrando más por el dia de hoy. Un abrazo a todos.



domingo, 1 de agosto de 2010

Santos y Uribe, Descoordinados?


La imagen del escrito no es caprichosa, es la de un ajedrez artesanal elaborado en Colombia en el que se coloca como contrapuestos en América, los planes de la izquierda suramericana y su referente opuesto en Colombia; en otras palabras, a Hugo Chavez y Alvaro Uribe; cada uno con sus respectivos staffs o alfiles en avanzada para acometer importantes objetivos continentales. La imagen al final del escrito (en color) es más diciente por lo que la dejamos a disposición para que se observe en detalle las legiones rivales.

La imagen viene a propósito de mi reiterada opinión acerca del último acontecimiento publicado en diarios nacionales según los cuales existirían discordancias entre los proyectos de los Presidentes Santos y Uribe en la forma de acometer planes de gobierno y relaciones internacionales, en las que atribuyo una estrategia aguda y exitosa a los uribistas que curiosamente aparecen como figuras en ese mismo tablero de ajedrez.

Antes que nada quiero decir que dudo de la tal discordancia que públicamente se maneja entre Santos y Uribe, creo firmemente en la unidad de propósito y tácticas de ambos políticos porque creo también que toda actuación obedece al Plan Político Maestro conversado desde hace mucho tiempo entre varios de los más cercanos amigos y correligionarios de Uribe.

Ya en mi escrito anterior mencionaba con singular certeza que el asunto Venezuela es un plan de ambos para confundir a Hugo Chavez y su cohorte de bandidos; pero no sólo confunden a Chavez, amigos, sino a la misma oposición, los medios y la opinión pública, mostrando cierta división y discrecionalidad en las nuevas decisiones (Solo de manera pública) y así los opositores, que están tan confundidos como algunos de nosotros, nunca están en guardia para objetar y responder las grandes reformas que acá se están abordando.

Las rivalidades de algunos sectores con Uribe son tan personales que él ya actúa como pararrayos de toda la oposición y para tratar de despreciarlo, esos mismos confusos alaban a Santos que, con mayor diplomacia, hace las mismas cosas.

En el asunto de Vargas Lleras, por ejemplo, para mi todo todo tiene sentido y la estrategia de los uribistas fue magistral. Todos nos quedamos estupefactos por reacciones de Vargas frente al asunto del Fiscal y pensamos que los huevitos del gobierno Uribe corrían peligro con él y con Santos. Pero si atamos cabos, y vemos en realidad lo que pasó, se calman un poco los nervios.

Dense cuenta que incluso este domingo Vargas afirma en el Espectador que nunca le ofrecieron la cartera de Defensa, así que es posible que Santos filtrara el dato según el cual le ofrecerían Defensa a Vargas; por su parte Uribe le gritó traidor y mostró al instante su total desaprobación al nombramiento y los opositores hicieron fiestas y burlas llenos de felicidad pero fíjense que considerando lo difícil que es acometer las cortes para un uribista (por asuntos que ya rayan en lo personal) quién sería más autorizado para obtener algo de las Cortes? Pues, alguien que sea "traidor" de Uribe o a quien se acuse por tal, como efectivamente sucedió. Quién más podría lograr consensos contigo, que el enemigo de tu enemigo? En este caso, estos Magistrados contumaces prefieren a las Piedad Córdoba, los Giorgio Sale y los traidores, y así se puede evacuar la gran reforma a la justicia, con alguien que al igual que ellos, sea un "enemigo de Uribe".

Piénsenlo y verán que en ese asunto de Pacho Santos, Vargas no se dio por aludido ni respondió, al igual que Santos se hizo el tonto, siguió el libreto y ese mismo día sin mayor antesala, los estúpidos de la Corte recibieron con bombos y platillos al nuevo MinInterior, meras coincidencias? Tal vez, pero no notan que están más coordinados de lo que se piensa? O ustedes creen que un uribista de la talla de Fernando Londoño Hoyos podría acceder a la Corte que tanto ha denodado y lograr algo diferente a un carcelazo? No señores, el uribismo reformará la justicia pero no a la fuerza sino con inteligencia. Entiéndase que Uribe no es Chávez, éste si sabe hacer las cosas y hacerlas bien.

No nos asustemos por las cosas que veamos en estos días, pensemos que a Santos no le conviene que Uribe tenga más líos judiciales, sencillamente porque Uribe es el mentor de su partido, juntos crearon el partido de la U y con los consejos y votos de Uribe, él llegó a ser Jefe de su propio partido, y con sólo 4 años de creación, ya tienen el control del legislativo, el ejecutivo, y sólo con audacia permearán el poder judicial, lo cual es perfectamente válido en los juegos del poder, imposible separarse ahora.

Ellos se necesitan mutuamente porque Santos tampoco olvida que los primeros 6.500.000 votos de la primera vuelta somos electores uribistas purasangre y no le perdonaremos una traición. También porque le cerraría las puertas a sus demás fichas regionales para las próximas elecciones. Recordemos que Santos no tiene electores en las regiones, recuérdese que nunca se había lanzado a una elección popular, mejor dicho, Santos no tiene votos propios. Otro motivo de peso para la lealtad es que su mandato apenas comienza y no se puede dar el lujo de perder la popularidad que tanto bien le ha hecho a la gobernabilidad y legitimidad del país.

De manera que como el ajedrez que está en la imagen, los uribistas estamos de un lado tratando de ganar terreno, no a la fuerza sino con astucia, olfato y agallas y yo en eso quedo sin palabras al reconocer en Uribe y sus escuderos, un inteligencia superior.

* En la imagen se observan del lado uribista Alvaro Uribe, Lina Moreno, el Canciller, los ministros del Interior y Defensa y el ejército. Del lado chavista se encuentran Evo Morales, Daniel Ortega, Rafael Correa, Piedad Córdoba y la Guardia Nacional.