Soy Guerra_S

Me gusta!!

jueves, 26 de agosto de 2010

Soy dueño de mi voto?


Se habló mucho en estos días acerca de quién o quiénes claman vindicación por los "agravios" que presumen cometidos por Santos en las decisiones al inicio de gobierno; pretenden ellos haber elegido al Presidente o que el uribismo entregó el cetro del poder a un Santos en desgracia o crudo (Porque decimos que él no tenía votos) en las presidenciales. Se creen algunos que un mandatario debe consultar sus decisiones por temor a perder ese invaluable apoyo, y que por tanto debe someterse a avales públicos para la toma de ciertas decisiones porque sus votos uribistas son suficientemente cualificados como para que se considere su valiosa opinión en el arte de gobernar (Que sólo ellos conocen).

Recordemos que mientras Uribe gobernó, no participó en política, no pudo construir el partido de la U, que fue el indiscutible triunfador tanto de las elecciones al Congreso como de las Presidenciales, la trascendencia de esa importante elección parlamentaria no debe desestimarse; a nivel superior, los ganadores del Congreso determinan quién establece y aprueba la agenda legislativa en los próximos 4 años, es motor de gobernabilidad nacional y de lograr eficacia del programa de gobierno. Pero la importancia mayor y urgente de un Congreso amigos, es para las presidenciales porque ellos eligen Presidente de la República.

Reitero la pregunta entonces, somos dueños de nuestros votos? vaya pregunta, evidentemente lo somos! pero la reformulo: Elegimos nosotros al Presidente de la República? Pues, yo no estaría tan segura de esta respuesta. Es decir, cada uno de nosotros es dueño de un (1) voto, no más de ahí, ni siquiera determinamos los 10? votos de nuestra familia nuclear.

De ahí que en el sentido más sensato y democrático que puedo hablar, tú y yo votamos por un candidato, pero no lo elegimos, lo eligió ese congreso que está sesionando ahora y cuya mayoría son la U y los uribistas. Insisto, a este Presidente no lo eligió Uribe como tal, como varios errónea y puerilmente piensan. A Santos lo eligió la U, más exactamente los que ganaron en Cámara y Senado y en menor grado, varios de nosotros uribistas.

Obviamente, la gente votó por la U porque se cobijaron todos bajo el excelente mandato de Uribe, no lo dudemos un segundo; pero que la candidatura de Santos sería exitosa luego de esas elecciones, Uribe y Santos lo supieron desde que vieron los resultados de la Registraduría a las 5:00 p.m. de ese 14 de Marzo. Ambos entendieron entonces, cómo sería esa próxima conversación que sostendrían: Uribe sería un Presidente súper popular pero que dejaba el poder, cuya importancia era y es concentrada y unipersonal; en cambio Santos, llegó al Palacio de Nariño ese 15 de Marzo como el líder que se encumbró sobre el partido ganador con importantes mayorías, sabía que ese partido lo respaldaba y que la cantidad de votos obtenida le permitiría, con la coalición de gobierno (algunos conservadores, otros de Cambio Radical y la fama de Uribe) llegar al poder. Y así como se entendieron en esa reunión de entonces, así se entienden ahora, los políticos inteligentes saben cómo manejan sus asuntos.

Algunos patriotas que veo en redes sociales reclamando que creyeron en Santos usando la actitud del mecenas por su solo voto, pues, les felicito porque apostaron al ganador de las elecciones, pero no porque definieron la elección, la elección la definen quienes ponen decenas, centenas, miles y cientos de miles de votos y ellos son los congresistas, la maquinaria electoral. Y como diría en un escrito anterior, las elecciones siempre la perderán candidatos porque las maquinarias históricamente nunca han perdido una elección.

No se malentienda, el uribismo apoyó a Santos como heredero natural de Uribe y su proyecto político, pero la elección presidencial la determinaron los únicos que podían determinarla. Y concluyo por lo dicho, que ahora más que nunca, Uribe debe asumir las riendas de la U para que, ahora que gobierna Santos, él pueda realizar la tarea que en su momento éste realizó mientras Uribe gobernaba. Pensemos que con nuestro sincero cariño y sin mayorías en el Congreso será tortuoso su camino para una próxima elección. Ya Uribe nos tiene a nosotros dispersos, pero como diría en su columna JoseObdulio Gaviria, "Ahora debe contruir partido".

No hay comentarios: