Soy Guerra_S

Me gusta!!

viernes, 14 de septiembre de 2012

Fracasarán...


Tal es la vanagloria de Juan Manuel Santos que es evidente que nos llevará a todos al precipicio con su errática decisión de tomar la senda contraria a Álvaro Uribe con la única intención de ser más famoso, de ¨pasar a la historia¨.

Aquí se configura el caso más cliché del traidor: El que siempre tuvo frente a sus ojos. porque hay que ver que Uribe vio enemigos en todas partes, pero no pudo ver  el más audaz, el que se camufló en el mismísimo gabinete. El tristemente célebre, Juan Manuel Santos, fue el enemigo que nunca se le atribuyó al ahora expresidente.

El peor de todos. Prefiere Santos condenar al país a la ignominia y deshonor del entreguismo, luego de tanta sangre y tantos muertos. Entendemos que a través de Santos Colombia capitula porque no pudo contra sus enemigos, no pudo contra el terrorismo o tal vez con lo que no pudo Colombia fue asimilar el escalofriante ego del Presidente.

Esos diálogos indefectiblemente fracasarán porque no son eso… son al contrario de un diálogo, un concurso de ególatras dándose pantalla mundial a costa de los más pendejos, sin una visión común excepto de cómo someter al Estado colombiano al terrorismo, al narcotráfico y a la trata de seres humanos mediante la desaparición, el secuestro y recluta de inocentes.

El mismo grupo negociador de parte y parte (que jamás han llegado a algún acuerdo de nada en décadas). El grupo del gobierno, que son el emblema mundial de lo que no se debe hacer, una partida de incapaces derrotistas que como dice el profeta: (…) son nubes erráticas llevadas de aquí allá, árboles dos veces muertos y desarraigados en sí mismos¨.

Muchas culpas tendrá que asumir el traidor ante la locura que emprende. Llevó al país a los diálogos con la cara vendada, a espaldas de todos mientras descuidó la seguridad y entronizó terroristas nuevamente en el campo y la ciudad, esos diálogos no tienen otra opción sino fracasar y ahí terminará vilipendiado el orgullo del más grande traidor o incauto que ha conocido este país: El que se cree justo en su propia opinión.